La cara oculta del rey del software

Mientras la Corte de Apelaciones cuestiona la división de Microsoft y tuerce el destino del mayor juicio de la historia informática, se realizo una entrevista y conversó con Riccardo Staglianó, autor de “Bill Gates: una biografía no autorizada”. Una investigación que demuestra lo que siempre se dijo pero nunca se probó sobre el creador de Windows.Su arresto por exceso de velocidad en 1977 -de donde salió la foto que ilustra el libro-, el acuerdo matrimonial que le permite pasar una semana al año junto a su primera novia, el virus con el que perjudicó a un programa de la competencia, la presión sobre Netscape para ganar la guerra de los browsers y los entretelones del juicio que podría cambiar la historia de Internet. Todo está minuciosamente registrado en “Bill Gates: una biografía no autorizada”, escrito por el periodista italiano especializado en informática, Riccardo Staglianò.

Y cuando el autor concede una entrevista, la pregunta surge, inevitable:
-¿Por qué la imagen de Gates siempre se mantuvo al margen, aún cuando mucha de la gente del ambiente de la tecnología tuvo conocimiento de este tipo de casos?.

-“La agencia de prensa y relaciones públicas de Microsoft es muy potente y ha sido, desde el lanzamiento del Windows 1.0 en adelante, responsable por todo el sistema que creó la imagen de la compañía. Casi todos los méritos se deben al todopoderoso Pam Edstrom (cuya hija luego escribió un libro con fuertes criticas a Microsoft, llamado “Barbarians Led by Bill Gates: Microsoft from the Inside”).

Pero el libro de Staglianó no se detiene en la historia de Microsoft. Incluye anécdotas que pintan de cuerpo entero al Gates adolescente, cuando recién daba sus primeros pasos en la programación junto a su amigo (luego socio) Paul Allen. O de la época en que entró al mundo de los negocios, e hizo crecer increíblemente a Microsoft en sólo diez años.

Y es allí dónde se repasan uno a uno muchos rumores y mitos sobre prácticas non sanctas de la compañía. Pero siempre con datos, nombres y testimonios.